Menu
RicardAlcantara 26

Ricardo Alcántara: conociendo una obra a través de su autor.

Hace poco tuvimos el privilegio de recibir a Ricardo Alcántara, un escritor uruguayo residente en Barcelona conocido sobretodo por sus obras de literatura infantil y juvenil. Es un escritor muy prolífico, ha escrito un total de 212 libros hasta la fecha. Y ha recibido numerosos premios: entre ellos, el Premio Lazarillo en 1987.

RicardAlcantara (26)

Tanto 6º de Primaria como 2º de ESO han leído libros suyos recientemente  (Quien dice no a las drogas, y El aguijón del diablo, respectivamente), y por ello fueron estos cursos los que tuvieron la suerte de dialogar con este autor.

RicardAlcantara (6)

Ricardo comenzó con una pequeña introducción sobre sí mismo, explicando cómo llegó a convertirse en escritor, después de haber terminado la carrera de Psicología. La necesidad de escribir, nos contó, la había tenido desde muy pequeño. Con 13 años comenzó un diario personal para volcar en él todo lo que un niño tímido era incapaz de compartir con el entorno que le rodeaba. Siempre se quedaba con ganas de contar más, de preguntar más, pero al verse incapaz acababa por plasmarlo en privado en su diario. De esta forma comenzó su pasión por escribir, que acabó convirtiéndose en su forma de vida.

RicardAlcantara (8)

Luego hizo unos juegos para experimentar con la construcción de frases y comprender la gran importancia de elegir tanto los nombres y adjetivos como los verbos y sus tiempos. Y por último dio paso a preguntas.

Mucho le preguntaron los alumnos, en especial los de 6º de Primaria: entre ellos hay incluso un aspirante a escritor, que aprovechó para informarse de todo 🙂

RicardAlcantara (12)

Resumimos aquí unas cuantas:

  • ¿Por qué el tema principal del libro son las drogas? (En ambos libros) Siempre me han interesado los temas duros, complicados, y la droga lo es, no solo por como destruye al personaje sino por como su entorno reacciona y se relaciona con ese problema. En una ocasión me describieron a una persona metida en drogas como una columna de humo a la que atraviesan las palabras, en la que no queda nada, y es lo que quise representar en la figura del protagonista de “El aguijón del diablo”.
  • ¿Cuándo escribes te lo imaginas todo? Para ser escritor yo opino que hay que ser un gran observador. Cuando escribo un relato utilizo todo aquello que llama mi atención. La imaginación es importante, pero me gusta incorporar la realidad en lo que escribo: por ejemplo, mi libro Mishiyu parte de unas vivencias ocurridas en mi propia familia. Mi madre fue adoptada, pero dentro de la familia se llevó como un gran secreto, como algo que se debía esconder. Cuando tuve conocimiento de este hecho, decidí sacarlo a la superficie escribiendo este cuento, donde hablo de un niño adoptado y la relación con su madre.
  • ¿Escribes directamente en el ordenador? Cada escritor tiene su método. Yo sigo el mismo desde hace años: empiezo sobre folios de papel en blanco con un lápiz, luego lo copio todo ello con una pluma que poseo desde hace años, y por último lo transcribo al ordenador. En cada una de las fases voy cambiando y añadiendo o quitando cosas. Pero generalmente el relato terminado tiene mucho parecido con el que empecé a lápiz.Eso sí, es un proceso lento: puedo tardar siete u ocho meses.
  • ¿Alguna vez te han robado una idea? Si reuniéramos a un grupo de autores, y les diéramos una idea a desarrollar, probablemente cada uno escribiría un libro distinto. Para mí, lo que distingue una obra no es la idea sino la forma de desarrollarla: ahí es donde cada historia se diferencia del resto.
  • ¿Puedes hablarnos de lo que estás escribiendo ahora? Yo nunca hablo de una obra hasta que se encuentra terminada y editada. Mientras estoy escribiendo, soy como una olla a presión llena de ideas, y no quiero abrir la válvula por si se esfuman. Os puedo hablar del último libro que escribí. Se titula Hilos y tijeras, y trata sobre los hilos invisibles que nos atan a nuestros padres, dándonos seguridad y cobijo, hasta que llega el momento de cortarlos y empezar nuestra vida independiente.

Finalizamos con una sesión de autógrafos. Los que se habían olvidado el libro en casa no quisieron irse sin dedicatoria, y pidieron que les firmara en un trozo de papel. Así, todos los niños conservan un recuerdo de este encuentro.

RicardAlcantara (25)

Muchísimas gracias Ricardo, encantados de que vuelvas pronto por aquí.

 

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Search