Menu
En La Piel De Los Demás

En la piel de los demás

Por Dani Correas, Javi Casani y Jesús París

Por desgracia, no todas las personas tenemos la misma suerte en la vida. Nosotros entendemos como suerte, tener una familia y un entorno que nos ayuda y acompaña en el transcurso de nuestro día a día. Por eso son tan necesarios los voluntarios que dedican su tiempo a los demás. Ya sea en organizaciones más grandes, pequeñas o personas que estén cerca de nosotros.

La satisfacción de un voluntario es enorme. Lo más importante es que ayudemos a los demás y después sentirnos orgullosos, pero no nos debemos fijar solamente en eso sino en la ayuda que aportamos a quienes nos necesitan.

En el mundo hay muchísimos voluntarios, pero aquí en el colegio tomamos como referencia a María.

María es nuestra profesora de Biología y ha participado en numerosas actividades de este estilo desde que tenía nuestra edad. Ha sido unas de las mayores promotoras del voluntariado en Edelweiss School.

En primer lugar, María nos contó lo vivido en su voluntariado de Perú, en el que ayudó a los más necesitados del país tras un terremoto.

Su experiencia nos ha servido mucho y nos ha impulsado a ser mejores personas. Además, junto con ayuda de Elena y otras profesoras, propusieron numerosas actividades para nosotros, de este modo nos facilitó la posibilidad de hacernos voluntarios, pues al ser una actividad propuesta por el colegio había más facilidades.

Es por ello, que le estamos muy agradecidos, porque sino fuera por su propuesta algunos no hubiésemos podido ser voluntarios.

Por otra parte ella nos ha ayudado a comprometernos con algo más importante, algo que realmente merece la pena.

¿Por qué un joven como nosotros podría estar interesado en ser voluntario?

Creemos que el voluntariado es un acto muy humano y que todos deberíamos llevar a cabo en algún momento de nuestra vida. Hemos contado con declaraciones de distintos estudiantes del colegio que han participado en este tipo de actividades. Al hacerles esta misma pregunta ellos respondieron, “Este tipo de actividades nos ayudan a madurar y a valorar las cosas que de verdad valen la pena”, declaró Dani Correas. “Por hacer la vida a los demás menos complicada”, declaró Jesús París”.

¿Existe excusa para no ayudar a los demás?

Nosotros creemos que no, ya que nuestras profesoras nos han demostrado que en cualquier lugar hay personas que necesitan ayuda. No hace falta viajar muy lejos sino que podemos empezar por las personas que tenemos más cerca, como nuestros propios compañeros.

El voluntariado en Edelweiss School

Nuestro colegio realiza labores de voluntariado en las siguientes organizaciones: la parroquia de Santa Marta, el Cottolengo y la Saleta.

Una de las actividades más importantes del voluntariado del colegio es el Cottolengo. El Cottolengo es un voluntariado al que van nuestras compañeras de 3º de ESO, 4º de ESO y 2º de Bachiller.

Esta actividad lleva haciéndose desde hace más de 4 años, empezando por las antiguas alumnas que hoy están en la universidad. En él hay niñas y señoras con distintas discapacidades. Las voluntarias dedican un poquito de su tiempo de los viernes en ellas ellas. Nuestras compañeras creen que es muy importante ayudar a estas personas que no disponen de una familia que las cuide.

En la piel de los demás

Otro de los voluntariados que hicieron algunos alumnos el año pasado fue el de la parroquia Santa Marta. Consistía en una ayuda escolar a niños de alrededor de 4 a 6 años. Los alumnos les ayudaban a hacer sus tareas cada viernes durante una hora, y tras finalizar jugaban con ellos hasta las 7:30, hora a la que finaliza el voluntariado.

Fue un voluntariado que nos enseñó mucho, pues descubrimos que no hay que viajar lejos para poder ayudar a gente que de verdad lo necesita. Y es que nosotros solíamos tener a nuestros padres que nos corregían los deberes y nos ayudaban con  ellos, pero esos niños no disponían de esa ayuda y aunque parezca poca ellos lo notan.

Nosotros, los alumnos que hemos sido voluntarios, bien sea en Santa Marta en el Cottolengo o en La Saleta, estamos de acuerdo a que pese al “sacrificio” que puede ser entregar algunas tardes de los viernes es de mucha ayuda a estas personas. Y  pensando en nosotros, los voluntarios, es de lo más gratificante el ver que puedes aportar algo a las personas. Además, dice mucho de alguien el ayudar a una persona que no conoces de nada, pues muestran una gran capacidad de empatía porque sabes que lo está pasando mal.

Así que: anímate, hazte voluntario y ¡ayuda a los que lo necesitan!

Nosotros, los alumnos que hemos sido voluntarios, bien sea en Santa Marta en el Cottolengo o en La Saleta, estamos de acuerdo a que pese al “sacrificio” que puede ser entregar algunas tardes de los viernes es de mucha ayuda a estas personas. Y  pensando en nosotros, los voluntarios, es de lo más gratificante el ver que puedes aportar algo a las personas. Además, dice mucho de alguien el ayudar a una persona que no conoces de nada, pues muestran una gran capacidad de empatía porque sabes que lo está pasando mal.  Así que, anímate hazte voluntario y ¡ayuda a los que lo necesitan!

 

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Search